La Catedral de Valladolid
Historia
Cabildo
Museo Diocesano y Catedralicio
Archivo Diocesano
Archivo musical

Historia

La historia de la catedral vallisoletana se entrecruza con el desarrollo de la ciudad, hata el punto de que este condicionó fuertemente su construcción. Su historia es la sucesión de proyectos y frustraciones en la que la ambición trato de superponerse inútilmente a la realidad.

¿Cuál fue el resultado final?

Una catedral a medio construir (un proyecto grandioso no logrado) y una colegiala que aspiraba a más de lo que llegó a ser.

 

Colegiala Vallisoletana

Origen de la actual catedral.

Nacida en la época de la repoblación bajo medieval cuando Alfonso VI de Castilla concede el señorío de Castilla al conde Assurez.

El primer señor de la villa decidió dedicar una iglesia a Santa María, cabeza religiosa de su feudo. Para su construcción se apoyó en la reformada orden de los Cluniacenses.

En el año 1100 el conde Assurez hizo donación de la colegiala a su primer Abad. Ya estaba construido un edificio de estilo románico. Debía resultar insuficiente, por eso se edificó la segunda colegiala que supuso la destrucción de la primera, salvo su torre (en realidad esto no se sabe a ciencia cierta).

El Cabildo queriendo compararse con el de Salamanca o Segovia decidió construir otra colegiala aún más grandiosa, pero no midieron sus fuerzas. El proyecto corrió a cargo de arquitectos prestigiosos como Gil de Hontañón o Diego de Riaño. No se conocen los motivos por los que quedó inconcluso el proyecto.

 

Catedral de Juan de Herrera

La obra comenzó en Enero de 1589, utilizando como material la piedra de la colegiala edificada por Riaño-Hontañón. Poco después se después se desplazó desde Salamanca A.Churriquera para continuar con la fachada principal. En 1746 comienza a haber problemas con la torre , que conducen a su caída en 1841.

El último incidente se produjo en 1922 cuando la cantera utilizada para construir lo que restaba de catedral fue la propia catedral. Desde 1960 se han hecho mejoras acertadas. Aquí acaba su historia.

 

Anotaciones interesantes sobre la catedral

Es una catedral purista, desnuda que deja al descubierto las influencias del estilo romano, no sólo en su arquitectura, sino también en la decoración.

El estilo de Herrera, tan puro y elegante, fue imitado. De hecho, el Pilar de Zaragoza lo sigue de cerca.

 

Descripción artística (interior)

Aunque no es rica en obras de arte (nadie se interesó por ello), en sus tiempos fue dueña de alguna obra del Greco, una fabulosa reja del Coro y otros objetos, perdidos o vendidos a principios del siglo XIX.

Capillas de la nave del Evangelio

La primera esta dedicada a san Juan Evangelista y cumple misión parroquial (ya que posee una pila bautismal). Es la capilla mas reducida y de ella destaca la reja del s.XVII que la cierra. De sus paredes cuelgan pinturas de Tempesta y Pomerancio. Destaca un gran lienzo neoclásico que trata de Caín y Abel.

Capilla de Nuestra señora de los Dolores, patrocinio de la familia Velarde. Su retablo mayor es muy interesante y comparte escenario con el costeado por el Cabildo de estilo rococó.

Capilla de nuestra señora del Sagrario.

Destaca su escultura de la virgen descubierta en 1602, que el Cabildo restauró para su culto. Es una obra tallada en piedra y fecha del s. XV. La capilla se decora con dos grandes pinturas representando la “caida de San Pablo” y la “Entrada de S. Fernando en Sevilla”.

Capilla de San Fernando.

Dotación de Juan de San Sebastián.Tiene un retablo Salomónico similar al de la catedral de Zamora.

Ábside de la nave del Evangelio

Presidido por un retablo neoclásico del s. XVI cuyo tema central es la crucifixión.

Capilla Mayor.

Albergó el coro de la Catedral y la sillería del coro de la colegiala, espléndida obra gótica que tuvo que adaptarse a las sucesivas mudanzas que sufrió.

Quizá lo más destacable de ella es el retablo mayor, obra del escultor Juan de Juni. Su trazo es sobrio y armoniza a la perfección con el estilo de la catedral.

Capillas de la nave de la Epístola.

Son:     Capilla de la magdalena

            Capilla de S. José

            Capilla de S. Pedro Apóstol

            Capilla de S. Miguel

 

Todas ellas presididas por el retablo neoclásico que representa la transfiguración. (principios del s. XVIII)

 

Sacristía

Es el producto de la habilitación de la capilla dedicada a la Inmaculada para los fines de una sacristía, bajo este concepto nació en 1960 presidida por un cuadro de la anunciación y dos esculturas rococós.

 

Este es el resumen de una obra arquitectónica que no llegó a cumplir sus sueños de grandeza y lujo primitivos, pero sin duda es una visita que no defrauda a nadie.

 

 

Proyecto Original

(Perspectiva)

          Perfil

Alzado

Planta

   

Cabildo Catedral

Archivo Musical

Alrededor de 6000 obras contiene el archivo musical de la Catedral metropolitana.

Cronológicarnente arrancan desde fines del siglo XV y principios del XVI con los nombres del franco‑flamenco Joaquín de Prés y el español Juan de Anchieta. Las dos escuelas, la flamenca y la española, están representadas por sus mejores polifonistas.

Contiene el archivo una excepcional colección de impresos del siglo XVI, prácticamente toda ella de música profana. Los autores son italianos y músicos francoflamencos residentes en Italia durante el siglo XVI, y que cultivaron especialmente el madrigal amoroso.

Ejemplares únicos en el mundo de esta colección se conservan en el archivo.

Importantes tratados de música de autores tanto españoles como extranjeros completan la. época renacentista.

Desde el siglo XVII al XX el archivo se va incrementando en miles de obras, gracias, principalmente, a la aportación de los maestros de capilla, una de cuyas obligaciones era componer para la Catedral e ir depositando sus obras en el archivo. En el conjunto del repertorio destaca abrumadoramente una forma compositiva: el villancico.

La riqueza del archivo musical está sometida en las palabras del insigne musicólogo José López Calo: "El archivo forma un conjunto, un tesoro musical ... único en España: no creernos que haya un archivo catedralicio que lo supere".