Evangelios del domingo comentados. Febrero de 2020

Evangelios del domingo comentados. Febrero de 2020

2 de febrero de 2020                                                                                                               

Fiesta de la Presentación del Señor     “Un par de tórtolas”         (Lc 2,22-32)

Dice el Papa Francisco que lo que despertó el canto en Simeón y Ana no fue ciertamente mirarse a sí mismos, analizar su situación personal. No fue el quedarse encerrados por miedo a que les sucediese algo malo. Lo que despertó el canto fue la esperanza, esa esperanza que los sostenía en la ancianidad. Esa esperanza se vio recompensada en el encuentro con Jesús. Cuando María pone en brazos de Simeón al Hijo de la Promesa, el anciano empieza a cantar, hace una verdadera “liturgia”, canta sus sueños. Cuando pone a Jesús en medio de su pueblo, este encuentra la alegría. Y sí, sólo eso podrá devolvernos la alegría y la esperanza, sólo eso nos salvará de vivir en una actitud de supervivencia. Sólo eso hará fecunda nuestra vida y mantendrá vivo nuestro corazón. Poniendo a Jesús en donde tiene que estar: en medio de su pueblo.

9 de febrero de 2020
5º Domingo del Tiempo Ordinario
“Vosotros sois la luz del mundo”     (Mt 5,13-16)

Es el deseo sincero de renovación de las instituciones eclesiales y religiosas sumidas en una profunda crisis, crisis eclesial en un contexto de crisis política. No debemos tener miedo a las crisis, ni religiosas, ni políticas…el temor debemos tenerlo a dejar que nos hundamos con un mundo que se hunde, debemos alzarnos como candeleros en una habitación oscura, o ciudades en la cima de los montes que sirven de guía para los caminantes que desorientados buscan un punto de referencia en medio de la estepa para saber hacia dónde dirigir sus pasos, hacia donde orientar sus vidas. “Vosotros sois la luz del mundo”. El Señor nos envía con la urgencia de iluminar en la oscuridad de nuestro hoy y por eso nuestras parroquias no se pueden convertir en celemines.

 

16 de febrero de 2020     6ºDomingo del tiempo Ordinario
“No entrareis en el reino de los cielos”
(Mt 5,17-37)

A nadie pide Dios que mutile su cuerpo, pero si  nos invita a considerar que cualquier renuncia está justificada para evitar el pecado si queremos entrar en el reino de los cielos. Tenemos que “amputar” todo aquello que nos separa de Dios y desfigura en nosotros su imagen, quizás sea el mal uso del teléfono móvil, de internet, las malas compañías que me llevan al botellón o a criticar a las personas, las películas que no son constructivas,… Son muchas las cosas que mutilan nuestra vida de fe y nuestro crecimiento en Dios, esas debemos amputar sin misericordia. Para eso tengo que examinarme a la luz de Dios en la oración, y luego, con la gracia de los sacramentos, sacar la fuerza para romper con ellas. ¡Ponte manos a la obra!

23 de febrero de 2020
7º Domingo del Tiempo Ordinario
“Amad a vuestros enemigos”   (Mt 5,38-48)

Una manera de amar es rezar por los que nos persiguen, es evidente que no vamos a querer una proximidad con ellos de trato amistoso, no estaremos pensando en irnos a tomar unas cervezas con ellos, pero no debemos albergar odio ni rencor en nuestro corazón porque nos dice el Señor que así no podemos ir a comulgarle. Reconciliarte con esa persona que te hace sufrir, es no desearle ningún mal, es llegar a sentir compasión por ella y ofrecerte por su conversión. Al principio cuesta hacerlo, no nos sale, nos tenemos que forzar, casi lo hacemos por obligación a nuestro confesor, pero luego a medida que se reza más por su alma te vas abriendo más al perdón con ella y acabas beneficiada de esta oración que ha sido el cauce necesario para sanar tus heridas.