Evangelios del domingo comentados. Diciembre de 2020

Evangelios del domingo comentados. Diciembre de 2020

6 de diciembre de 2020                                                                                             

2º Domingo de Adviento                                                                                                

 “Preparad el camino del Señor”                                                                                       (Mc 1, 1-8)

Que difícil les resulta a las personas no anticipar la Navidad si todo son comidas de empresa, los turrones puestos ya en los supermercados diciéndonos cómeme, los comercios decorados, las luces encendidas, y el Papa Noel invitando a preparar la chimenea de regalos con este mensaje: gasta, gasta, gasta. Sin embargo, nosotros, los católicos, tenemos a Juan Bautista con un mensaje totalmente distinto y contrario. El nuncio del Cordero es delgado y austero, sobrio como su embajada. Dice “que vivía en el desierto alimentándose de saltamontes y miel silvestre”, nos invita a preparar el corazón, no la despensa, ni la chimenea. Esto supone acompañar a María en su pobreza hasta Belén, y cuando dé a luz, aparecerán los pastores con sus cestas llenas de obsequios, de las cuales nosotros también comeremos en abundancia y lo festejaremos.

13 de diciembre de 2020                                                                                                               

Tercer Domingo de Adviento                                                                                                   

“Yo  soy la voz”                                                                                                               (Jn 1,6-8.19-28)

¿Cómo celebrará el mundo la Navidad verdadera si la hemos suplantado por el consumismo, si la voz se ha apagado? ¿Quién prestara sus labios a la voz, para que vuelva a resonar Jesucristo? Párate a pensar cuando ha sido la última vez que has escuchado hablar de Jesucristo fuera del templo. Con los amigos nos callamos y eso que tenemos confianza, nos vamos acostumbrando a sus conversaciones sin dejar que ellos se acostumbren a las nuestras. Hagamos el firme propósito de prestar nuestros labios para  no dejar de gritar la venida del Salvador, seamos una prolongación del anuncio de Juan Bautista para que Jesucristo vuelva a colocarse en el centro de nuestra Navidad; y la familia, los  regalos y las comidas sean el efecto que nace de nuestro gozo en el Señor pero no el centro.

 

20 de diciembre de 2020                                                                                                    

4º Domingo de Adviento                                                                                                            

“No temas María”                                                                                                                       (Lc 1, 26-38) 

Dios entro en la historia por un puente levadizo, no por una puerta, porque una puerta se abre como quien se echa a un lado con cierta molestia para dejarte pasar, y después se cierra y recupera su espacio. Pero María le tendió un puente levadizo, su Inmaculado Corazón de María se postró ante Él lleno de amor, y con sus virginales palabras, dijo: “Hágase”, indicándole a Dios que entrase, que era suya, que hiciera lo que quisiera de Ella. Después de que el Verbo hubo entrado en aquellas purísimas entrañas, el puente se levantó y el vientre de María fue “huerto sellado” para siempre. Mirando a la Virgen se nos hace la invitación a no ser puerta sino puente levadizo para el Dios que viene. Ríndete a Él, ten la elegancia y el buen gusto de tenderle este puente como quien le invita a pasar por una alfombra perfumada para sus pasos.

27 de diciembre de 2020                                                                                                                          

La Sagrada Familia                                                                                                              

“Lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor”                                                               (Lc 2,36-40)

El niño  siempre crece y se va robusteciendo y llenando de sabiduría en un hogar con Papá y Mamá. “Hogar”, en español, viene de “hoguera”. El fuego del hogar lo encienden en vínculos humanos preciosos que transfiguran incluso el nombre de quienes los crean. Si San José es “papá” y la Virgen María es “mamá”, la humanidad de Cristo estuvo bien protegida a pesar de persecuciones, exilo y pobreza. Esto nos enseña que los hijos no necesitan tantas cosas, las cosas son frías, lo que necesitan es a sus padres y que estos estén juntos y unidos. No tengáis miedo a cambiar cosas por calor humano, y a rebajar el nivel de vida para aumentar el nivel de humanidad. Formad familias como la de Nazaret para que el mundo se llene de “niños Jesús” y vuelva a él, el calor perdido.