Evangelios del domingo comentados. Octubre 2018

Evangelios del domingo comentados. Octubre 2018

7 de octubre de 2018   

  27º domingo del Tiempo Ordinario                                                                               

   “Los creo hombre y mujer”                                                                                                             (Mc 10, 2-16)

Siguen queriendo que la Iglesia se amolde a los tiempos y cambie su doctrina sobre el divorcio. Algunos han querido ver en las últimas disposiciones del Papa sobre los procesos de nulidad matrimonial un “divorcio católico”. “Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro comete adulterio”. Estas palabras se nos olvida que están pronunciadas por el propio Cristo, que es de quien nos fiamos. La revolución verdadera es afirmar que no todo pasa, sino que hay verdades eternas. Y que estas serán ayer, hoy y mañana. Si la iglesia renegara de esta doctrina desaparecería en el mismo momento que se negase.

 

14 de octubre de 2018                                                                                                                 

28º domingo del Tiempo Ordinario                                                                                    

  “Una cosa te falta”                                                                                                                   (Mc 10, 17-30)

Que tristeza tuvo que suponer para Jesús el encuentro con este joven que puso su confianza en el dinero. Como se llenarían sus ojos en lágrimas viéndole marchar. Jesús no fue detrás, es el respeto de Dios ante la libertad humana, un misterio inescrutable. Este joven podía haber sido apóstol, podía haber sido santo, podía haber sido sacerdote, pero prefirió ser, para sí mismo y para todos los hombres de todos los tiempos como “el joven rico”. ¿Y que fue de su dinero? ¿Alguien guarda algo suyo? Con su “no” con apenas 20 años arruino una vida para siempre. Que diferente la respuesta de nuestro Beato Bernardo de Hoyos que con 20 años llegó a Valladolid y le dijo que sí al Corazón de Jesús para convertirse en su apóstol más fiel. No arruinemos nuestra vida, negándonos nuestra felicidad.

 

21 de octubre de 2018                                                                                                   

29º domingo del Tiempo Ordinario                                                                               

  “El que quiera ser grande sea vuestro servidor”                                                                                                         (Mc 10, 35-45)

La Ultima Cena descifra lo que fue la misión del Hijo de Dios. Sirvió lavando los pies y Él mismo se sirvió en alimento para la vida eterna. Vino no para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por todos. Y sin embargo, nosotros siempre queriendo ser grandes, cuando el que es grande es porque es esclavo de todos. Cuando pretendemos llevar siempre la razón, cuando aspiramos a que nos obedezcan, o nos esforzamos en tener siempre la última palabra, deberíamos plantearnos a quien seguimos, porque los discípulos de Cristo gozan en ser los últimos y su deseo es servir, no imponen su opinión sino que la ofrecen. Que cada uno examine si sabe para lo que ha venido.

 

28 de octubre de 2018                                                                                                         

   30º domingo del Tiempo Ordinario                                                                                

   “Maestro que pueda ver”                                                                                                    (Mc 10,46-52)

Estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Así viven muchos, ven pasar a los santos, pero ellos siguen al borde del camino sin mover un pie, no vayan a cansarse. Aplauden, ríen, lloran, protestan, pero no hacen nada. Así vivía Bartimeo, hasta que sus ojos vieron al Señor. Recobró la vista y lo seguía por el camino. ¡Esa es la verdadera gracia! Tras ver a Cristo, no quiso perderlo de vista. Se puso en movimiento continuo, dejo de pedir para entregarse a Él. Y una vez cerrados sus ojos por la muerte alcanzo la vida. ¿De qué te sirve ver si no te mueves? Pidámosle al Señor con fe: “Maestro que pueda ver”.