Evangelios del domingo comentados. Septiembre 2021

Evangelios del domingo comentados. Septiembre 2021

5 de septiembre de 2021                                                                                                                                        

23º Domingo del Tiempo Ordinario                                                                                                                      

 “Todo lo ha hecho bien”  (Mc 7,31-37)

Es verdad que curo a un sordo que apenas podía hablar. Pero diciendo “Effetá”, esto es “ábrete”, se abrieron más oídos y se soltaron más lenguas, las de todos los que estaban allí acompañando al enfermo. Sus bocas, libres de cobardías y demonios mudos, comenzaron a proclamar el nombre de Dios a grandes voces. Él les mando que no dijeran nada a nadie; pero cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos. Hoy hay muchos cristianos que enmudecen ante el mundo por vergüenza. Necesitamos que sueltes nuestra lengua para gritar tu gloria, para aclamar tu nombre por las calles. Ven de nuevo a liberarnos y sanaremos.

 

12 de septiembre de 2021                                                                                                                                      

24ºDomingo del Tiempo Ordinario                                                                                                                                  

 “El hijo del hombre tiene que padecer”     (Mc 8,27-35)

Pedro quería mucho a Jesús pero le quería mal. Cuando le dice que tiene que padecer, Pedro se lo lleva aparte y le increpa. Nosotros hacemos lo mismo, haríamos lo que fuese por ahorrar sufrimientos a nuestros seres queridos y nos equivocamos. Como se equivoca la madre que le da a su hijo cuanto pide, con tal que no sufra. Si su amor no se purifica, lo matara. Pedro estaba dispuesto a matar para evitar el sufrimiento a Jesús, pero no estaba dispuesto a sufrir con Él. Aprende a amar a la manera de Dios, Él en lugar de acabar con tu dolor, lo sufre contigo. Así a ti, el amor a Jesús no te moverá a querer bajarlo de la Cruz, sino a subir tú a esa cruz para con Él sufrir, morir y resucitar.

 

19 de septiembre de 2021                                                                                                                           

 25ºDomingo del Tiempo Ordinario                                                                                                                        

 “El que acoge a un niño me acoge a mí”  (Lc 8,16-18)

¿Dónde está el niño que fuiste un día antes de pecar? En tus ojos solo brillaba lo que Dios había dejado en ti. En realidad ese niño está dentro de ti, aunque sepultado por tu pecado. Por eso, solo Dios lo ve y lo añora, porque lo ama. Te propongo dos tareas: desentierra a ese niño que sepultaste con una vida pecaminosa y recupera la inocencia. Acoge al niño que hay dentro de ti y veras la vida distinta. La segunda tarea es más difícil: mira como mira Dios. El siempre busca al niño que hay dentro de cada persona. Búscalo tú también aunque te caiga mal esa persona o te haya dañado. Así también tu podrás amarlos y añorarlos como lo hace Dios.

 

26 de septiembre de 2021                                                                                                                                                 

26º Domingo del Tiempo Ordinario                                                                                                          

 “No vienen con nosotros”           (Mc 9,38-43.45.47-48)

“Hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y se lo hemos querido impedir, porque no viene con nosotros”. Ya por aquel entonces los apóstoles apuntaban maneras. Pero traspasados por el Espíritu, sus corazones se abrieron hasta convertirse en “católicos” universales. Hoy las fronteras no las trazan la carne de cerdo que antes estaba prohibida por los judíos, sino las ideologías. Nos protegemos de los que no piensan como nosotros. Pero de nuevo, nos equivocamos. Todos son “de los nuestros”. Lo que pasa es que algunos no lo saben. Nosotros tenemos la responsabilidad de acercarnos a ellos y anunciarles que Dios los ama, que son “de los nuestros”, de los amados de Dios.