Evangelios del domingo comentados. Mayo 2018

Evangelios del domingo comentados. Mayo 2018

6 Mayo de 2018
Sexto Domingo de Pascua
“Vosotros sois mis amigos” (Jn 15,9-17)

Que importante considerar a través de este pasaje la amistad con Cristo. Consideremos que el Amor de Dios no nos lo jugamos, ya que nada ni nadie puede apartarnos de Él. Hagamos lo que hagamos, Jesús nos ama siempre. Bien lo ha demostrado dando la vida por nosotros siendo nosotros pecadores. Sin embargo, la amistad con Jesús si nos la jugamos porque no es lo mismo que su Amor. Para amarnos Jesús no nos necesita, pero la amistad es cosa de dos. Dos no son amigos si uno no quiere. Por eso los amigos sellan su amistad con gestos y signos. Jesús los llama amigos porque ha dado a conocer el Amor del Padre manifestado en la Cruz, ha sido el gran signo de su amistad; pero, ¿qué signo le mostraremos nosotros? “vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando”, este es el signo de amistad que Cristo espera de ti: la obediencia a sus mandamientos. Coge el Catecismo de la Iglesia Católica y aprende lo que conlleva mantener viva esta amistad.

13 Mayo de 2018
La Ascensión del Señor
“Id al mundo entero” (Mc 16,15-20)

Con una linterna, apuntando con su luz hacia abajo, apenas unos centímetros del suelo, verás un pequeño círculo de luz. Si quieres alumbrar la habitación tienes que alzar la linterna hacia el techo. A medida que se alza, por su potencia, te posibilita ver mucho más. Este es el misterio de la Ascensión del Señor. Vino a la Tierra, se encarnó y su luz iluminaba a unos centímetros del suelo, a los que tenía cerca, a los apóstoles y discípulos que se congregaban entorno a Él, fue un pequeño círculo verdaderamente. Pero cumplida su misión en la Tierra, se alzó sobre las nubes para ser luz del mundo con su Divino Espíritu y esclarecer la tierra entera y a todos sus habitantes. A nosotros se nos dice “id al mundo entero”, nuestra encomienda: ser sus rayos ¿lo eres?

 

20 Mayo de 2018
Domingo de pentecostés
“La paz con vosotros” (Jn 20, 19-23)

La paz es con nosotros cuando acogemos la redención de Cristo. La Iglesia es el pueblo de los redimidos. Y esta redención se recibe al acoger al Espíritu Santo. Sin embargo, hay una cláusula para recibir al Paráclito aunque no la contemplemos en este pasaje. La vemos en el Cenáculo el día de Pentecostés. Vemos como esto no sucede sin la presencia materna de María, sin la fe de Aquella que está sosteniendo la nuestra. Sabemos que en María está prefigurada la imagen de la Iglesia, por eso en ella vemos la necesidad de participar de la fe de nuestra Madre la Iglesia si queremos enriquecernos de los bienes del cielo. Si aprecias el don de Dios: su Divino Espíritu, vive en oración con la Iglesia y no te desvincules de tu Madre.

 

27 Mayo de 2018
Solemnidad de la Santísima Trinidad
“Haced discípulos a todos las gentes” (Mt 28 16-20)

Hasta hace unos años era normal que los hijos llevaran los nombres de los padres o abuelos, parecía así que dejaban su impronta en el pequeño. Ahora la cosa ha cambiado, llevan nombres que no se sabe ni que son. Jesús les dice “haced discípulos de todos los pueblos bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Al final, sea cual fuere el nombre que tengas, en el bautismo naces para Dios y es su nombre el que heredas. Esta Consagración fundamental del Bautismo se perfecciona con futuras consagraciones. San Juan Pablo II afirma “que se confirma oportunamente en la consagración personal al sacratísimo Corazón de Jesús”. Se hace necesaria porque de niños no teníamos la conciencia ni el deseo de entregarnos, no teníamos experiencia de Dios.

 

 

 

Fdo: Llama viva. Adoradores del Santuario.