Evangelios del domingo comentados. Julio y agosto 2019

Evangelios del domingo comentados. Julio y agosto  2019

7 de julio de 2019                                                                                                               

Domingo 14º del Tiempo Ordinario “                                                                       

“¡Poneos en camino!”     (Lc 10, 1-9)

Nuestra misión ciertamente es ponernos en camino y expulsar tantos demonios como podamos pues muchos vagan por el mundo para la perdición de las almas. Con nuestra oración y sacrificio nos ponemos en camino para hacer frente al enemigo de Dios y colaboramos en su obra redentora para que su Sangre no se pierda en vano. Ahí estamos nosotros dispuestos a recogerla. A los discípulos se le sometían los demonios en el Nombre de Dios y volvían eufóricos porque se veían como dioses llenos de pode,r por eso Jesús les tiene que hacer una advertencia con mucha dulzura y les dice que su alegría no tiene que nacer de eso sino de saber que sus nombres están inscritos en el cielo. Hay que sentirse alegres, no por sentirse grandes sino porque a nosotros pequeños y miserables Dios nos ha escogido.

14 de julio de 2019                                                                                                         

Domingo 15º del Tiempo Ordinario                                                                       

 “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón”       (Mt 10, 25-37)

Que gran humildad la del buen samaritano que se ocupó del prójimo conociendo sus límites. Sabía que no podía solucionar la vida de nadie, que no era Dios, pero hizo lo que pudo dentro de sus posibilidades: vendó las heridas del enfermo, lo dejo en una posada y dio su dinero al posadero para que se ocupase, después continuo su vida y retomo su viaje, no dejo desatendidas sus obligaciones sino que supo ser caritativo sin descuidar su deber. Nosotros también debemos aprender esta lección: atender a nuestra familia, nuestro trabajo, etc… compaginando la obra caritativa con los demás, pero nunca anteponiendo el servicio a un extraño a los que son nuestro deber primero.

 

 

 21 de julio de 2019                                                                                                         

 Domingo 16º del Tiempo Ordinario                                                                                          

 “María ha escogido la parte mejor”           (Lc 10,38-42)

Todo lo que tienes te lo ha dado Dios y todo te lo puede pedir: la salud, el prestigio, los amigos, el negocio, etc… Sin embargo, hay algo que desea que conserves porque así nos lo indica en este Evangelio: María ha escogido la mejor parte que no le será quitado. El tesoro de María que no le será quitado es la oración íntima que la une a su Señor. Esta jamás vendrá el Señor a quitártela, con toda seguridad nunca te pedirá que dejes de rezar y escuchar su Palabra, aquella que te quiera dirigir. Ahora bien, aunque Dios no te la vaya a pedir la puedes perder, otros pueden venir a quitártela. Por ejemplo: Hoy no puedo rezar tengo mucho trabajo. No estoy de ánimo para rezar. Estoy de viaje con amigos que no rezan. Como te dejes quitar esta parte mejor serás la persona más desgraciada de la tierra.

 

28 de julio de 2019                                                                                                              

  Domingo 17º del Tiempo Ordinario                                                                                              

  “Amigo, préstame tres panes”      (Lc 11, 1-13)

Los hogares de Galilea eran muy sencillos, una única estancia donde todos dormían. Para abrir la puerta de estas cuevas- casa tenías que hacer levantar a los demás miembros de la familia. Esto explica la respuesta del hombre de la parábola al que viene a pedir a medianoche, la puerta está cerrada, ya están acostados y no va a mandar levantarse a todos. Pero si el otro insiste acaba desde luego despertando a todos, entonces el dueño le abrirá pero le tirará los panes en la cabeza. Con Dios pidamos así pues cuando son cosas que nos quiere dar, no le importa despertar a toda la Corte Celestial, a los ángeles, a los santos y a la Virgen María. Pide con fe y que todos se vuelquen en atender tu solicitud.

4 de agosto de 2019                                                                                                          18º Domingo del Tiempo Ordinario                                                                          “Maestro, dile a mi hermano”                                                                                               (Lc 12, 13-21)

A veces parece que vivimos en unas eternas vacaciones tumbados bajo la sombrilla, comiendo paella y bebiendo en un chiringuito o terraza hasta altas horas de la noche. Las vacaciones son licitas para quienes han trabajado y necesitan un descanso pero no para hacer de la vida unas eternas vacaciones donde las miras sean solo disfrutar y pasarlo bien descuidando el alma. Por eso el Señor nos advierte en este Evangelio que no seamos necios, que en cualquier momento se nos puede exigir la vida y debemos estar preparados para ese examen en el amor. No te van a preguntar cuántas cervezas te has tomado o cuantos baños te diste en la playa. Cuida de que tu cuerpo descanse pero mucho más de que tu alma esté preparada para ponerse en presencia de Dios.

11 de agosto de 2019                                                                                                                   19º Domingo del Tiempo Ordinario                                                                                            “Mi señor tarda en llegar”                                                                                                    (Lc 12, 32-48)

A veces pensamos que Dios tarda en llegar. Muchos son los accidentes de coche en verano debido a las vacaciones, la mayoría de los que tuvieron esos accidentes no se percataron de que podían ser ellos cuando se lanzaron a la carretera. Aquel día se levantaron despreocupados sin pensar que la hora estaba próxima para rendir cuentas ante Dios. En la hora que menos lo pensemos viene el Hijo del hombre. ¿Morirían esas personas en gracia de Dios? Aprended esta lección de sensatez, nunca os pongáis en un viaje largo sin confesaros primero. Si no hay amor a Dios que al menos haya santo temor. No es lo perfecto pero ya iremos mejorando sin arriesgar la vida eterna.

 

 

18 de agosto de 2019                                                                                                             20º Domingo de Tiempo Ordinario                                                                                     “He venido a prender fuego a la tierra”                                                                                      (Lc 12, 49-53)

Cristo ha venido para crear división, para entablar un combate a muerte en el que todos tenemos parte. Ese combate le llevó a sufrir miedo y angustia en Getsemani y en el Calvario. Muchas veces buscamos la paz  visitando la iglesia, rezando y confesándonos aunque la paz solo la encuentran aquellos que están unidos a su Señor. Se trata de un signo, de un efecto que se deprende del alma, de un don del Espíritu Santo pero no del tesoro que busca un cristiano. Nuestro tesoro es Cristo y hacer, en todo, su voluntad y esto es combate. La paz no es para el que detesta la guerra, para el que busca en la piedad un relajante muscular, sino para el que lucha por ser de Cristo. A éste, Dios se la da.

25 de agosto de 2019                                                                                                           21er Domingo del Tiempo ordinario                                                                                  “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha”                                                                                 (Lc 13,22-30)

Muchos sueñan con la mística evitando la ascética. Se mecen entre curaciones, exorcismos, milagros y éxtasis. Se les llena la boca hablando del Amor de Dios y su misericordia pero son incapaces de levantarse de la cama a su hora, de llegar puntuales a una cita o de dejar sus caprichos. No contemplan el sacrificio, sin embargo no dejan de hablar ni de Santa Teresa ni de Santa Teresita. Todo en su camino es emocionante y sensiblero. Una salvación sin esfuerzo no es la que predica Jesucristo: “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha”. Desconfía de los caminos anchos que no pasan por la cruz y suprimen la ascesis. Estos conducen al deleite pero no al cielo.