La parroquia, familia de familias, familia en la fe y comunidad de comunidades

La parroquia, familia de familias, familia en la fe y comunidad de comunidades

La parroquia, familia de familias, familia en la fe y comunidad de comunidades

25 Noviembre, 2018

Este año hemos querido poner de relieve esta experiencia que muchos  están haciendo: la parroquia, familia de familias; familia en la fe,  comunidad de comunidades, con un ambiente familiar donde todos nos  sentimos agusto. El Consejo pastoral de la parroquia de la Cistérniga,  definía a comienzo de curso prioritario trabajar con las familias,  acercarlas más a las actividades de la parroquia, hacer lo posible para  que se sientan agusto y puedan dar el relevo en la fe y en la acción  pastoral. Muchas están siendo las actividades que estamos realizando  durante este período con las familias de 430 niños que participan de la
catequesis de la parroquia: ginkanas, entrega de iconos initerantes,  meriendas, cineforum…

 

Una de esas actividades tuvo lugar el día 25 de  noviembre, solemenidad de Cristo Rey, al término de la convivencia de Poscomunión que tuvo lugar en el colegio de los Pavonianos. En  Poscomunión, este año hay inscritos 85 niños y niñas que particpan todos  los viernes de las activdidades de este nivel, con un elemento más  lúdico y de diversión.

 

El viernes 23, comenzaron la convivencia 52 niños  y niñas con sus monitores, y con un montón de actividades y novedades:  peli, chuches, carreras locas, un juego de pistas por Valladolid sobre  los Santos, un cluedo por la noche… y el domingo pensamos, en sintonía  con el lema de este año, convocar a los padres, madres, hermanos,  abuelos… para la eucaristía en las Concepcionistas Franciscanas y la  comida en el Colegio. La parroquia puso los macarrones que hicieron las  delicias de todos, y cada uno aportó el segundo y el postre. Buen  ambiente, buen rollo, buena participación (120 padres y madres), mucho  jaleo para prepararlo necesario y para recoger la casa, pero sobre todo  una experiencia estupenda de estar más cerca de las familias,  acompañando su camino. En la eucaristía reflexionamos juntos sobre  cuantas maneras tenemos de construir juntos el Reino de Dios, en  familia, en la educación de los hijos, en los trabajos, en el  vecindario… un Reino que no es de este mundo, pero que tenemos que  empezar a construir en este mundo, con las pequeñas cosas, también con  la educación de los hijos. Todos quedamos emplazados para otros eventos  gastronómicos o de otro tipo, y este grupo de padres quedó sin duda  “enganchado” a la vida de la parroquia.